Movilidad laboral en el área metropolitana

Movilidad laboral en el área metropolitana

Más actividades abiertas significan muchos más viajes interdistritales

 

En los últimos días, ha cobrado relevancia en la agenda pública el impacto de la apertura de diversas actividades económicas de la Ciudad de Buenos Aires en el conurbano bonaerense, lo cual ha suscitado algunas críticas por parte de los intendentes a la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Desde el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) consideramos que este tipo de problemáticas son el resultado de un modelo de gestión pública focalizada en los límites político-administrativos que carece de una mirada metropolitana sobre los problemas de una megaciudad habitada por 15 millones de personas.

Normalmente, dentro de la región metropolitana, el flujo de personas, bienes y servicios involucra cotidianamente a millones de personas. Las cifras de entrada y salida de trasporte de carga y de pasajeros, los datos del flujo de las autopistas, escolaridad y atención sanitaria cruzada entre distritos evidencian esta complejidad. Ahora bien ¿Cómo son los flujos laborales entre la ciudad y el conurbano bonaerense? ¿Cómo es la movilidad de los porteños al interior de la CABA?

Movilidad laborar de los habitantes de CABA (entre regiones y con el conurbano) 

En la Ciudad de Buenos Aires existen dos fenómenos que complejizan la apertura de actividades económicas y comerciales en tiempos de pandemia: la alta movilidad de los trabajadore/as por un lado y el aglomeramiento en ciertos barrios de la ciudad por el otro. Veamos el siguiente gráfico:

El primer dato relevante es que alrededor de un 10% de la población ocupada realiza sus tareas en su domicilio, por lo que el 90% restante debe trasladarse para asistir a sus lugares de trabajo. Dentro de este universo encontramos una importante cantidad de personas que vive en la zona norte o sur y que debe movilizarse a cualquiera de las otras dos zonas de la ciudad (42,6% y 37% respectivamente). Otro dato interesante de la EAH (2019) es que el 42% de la población total ocupada realiza sus actividades laborales en la zona centro de la ciudad. Esto indica que la liberación de actividades económicas podría aumentar considerablemente la movilidad de trabajadores generando presiones sobre el sistema de transporte público y situaciones de aglomeración en espacios reducidos. También podría provocar una importante concentración de personas en algunos barrios de la ciudad, particularmente los que integran la región centro.

Otra dimensión que cobra importancia en el debate actual es la cantidad de personas que cruzan los límites jurisdiccionales de la ciudad para asistir a sus espacios de trabajo. Según estadísticas de CABA, un 9,2% de la población ocupada realiza sus actividades laborales en los partidos del conurbano. Esto alcanza alrededor de 260 mil residentes de la Ciudad. Si observamos los flujos a la inversa, desde el conurbano hacia la CABA, encontramos los siguientes números:

El 48,5% de los puestos de la Ciudad de Buenos Aires son ocupados por residentes de partidos del GBA, lo cual significa que alrededor de 1.300.000 bonaerenses atraviesan día a día la General Paz para ir y volver de sus lugares de trabajo. Los datos dejan entrever que la apertura de las actividades económicas y comerciales en CABA genera un fuerte impacto en la movilidad de lo/as trabajadore/as poniendo en riesgo los resultados positivos de las medidas de aislamiento social y la limitación de compras o salidas en radios de proximidad.

Si analizamos sectorialmente las actividades vemos que la ciudad tiene más de 200 mil trabajadores en el comercio mayorista y minorista. Una apertura total de este sector supondrá (según los datos de este informe) una movilización de más de 100 mil personas desde el conurbano y 50 mil al interior de la ciudad entre zonas. La apertura de la inmobiliarias moviliza más de 65 mil trabajadores y la construcción más de 100 mil. Si se decidiera abrir los “servicios jurídicos, contables y otros servicios a empresas”  se movilizarán más de 250 mil personas y con restaurantes y hoteles (abierto en parte por delivery y para llevar) más de 90.000 trabajadores. 

Es importante señalar que estas importantes cifras de suman al mas de un millón de trabajadores de actividades esenciales que ya se movilizaban dentro de la ciudad y cruzando los límites jurisdiccionales. 

Dada esta complejidad las restricciones al transporte público junto a incentivos para la utilización de otras formas de movilidad son sin lugar a dudas medidas pertinentes y adecuadas. Sin embargo, es deseable evitar las grandes concentraciones de personas particularmente en los barrios de la zona centro de la Ciudad. Una posible medida podría ser limitar los días laborables en función de la terminación del D.N.I como ocurre con las salidas de esparcimiento o compras en comercios de cercanía. También desincentivar que las empresas o comercios convoquen a trabajadores que residan a más de cierta cantidad de kilómetros de sus espacios laborales tanto en CABA como en la provincia de Buenos Aires.

Descargar informe

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


CEM

El CEM es un consorcio de cooperación conformado por la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, la Universidad Nacional Arturo Jauretche y la Universidad Nacional de Hurlingham. Su objetivo es analizar el desarrollo metropolitano con una fuerte impronta interdisciplinaria. Articula con los distintos institutos, núcleos, departamentos, docentes e investigadores de las universidades que lo conforman


INFO@ESTUDIOSMETROPOLITANOS.COM.AR

5354-6600 (INT. 7412)



Últimas Noticias

16 junio, 2020

Movilidad laboral en el área metropolitana

12° Monitor del Clima Social

22 mayo, 2020

Movilidad laboral en el área metropolitana

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

21 octubre, 2019

Movilidad laboral en el área metropolitana

XI Monitor del Clima Social. Especial Vivienda