12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

Destacado

CEM22 mayo, 2020
Base-Banner-Secciones-_-CEM-_-Sitio-Web-2-1-1280x573.png

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

2min940

Presentamos un adelanto del Monitor del Clima Social (MCS) N°12.  En esta primera medición del año, realizamos preguntas relacionadas al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) que lleva adelante nuestro país desde mediados de marzo consecuencia de la crisis sanitaria causada por el COVID-19.

El MCS se propone medir la situación social en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA); específicamente, percepción y experiencia de niveles de inseguridad social. Es una investigación de opinión pública a partir de entrevistas telefónicas realizadas con sistema IVR a teléfonos fijos y móviles. 

Medido en los primeros días del mes de mayo, este Monitor da cuenta las percepciones de los habitantes del AMBA sobre el rol del Estado en el manejo de la pandemia, la situación en la que los ciudadanos están cumpliendo el aislamiento a nivel social, económico y laboral.

Descargar informe completo

CEM12 mayo, 2020
Base-Banner-Secciones-_-CEM-_-Sitio-Web-1280x573.png

Indicadores laborales: el empleo en los 31 aglomerados urbanos y GBA

Indicadores laborales: el empleo en los 31 aglomerados urbanos y GBA

3min1320

Durante el transcurso del cuarto trimestre de 2019, el mercado de empleo experimentó diversas problemáticas relacionadas al incremento de la precariedad laboral y una dificultad en materia de remuneraciones. Esa situación podemos observarla en el aumento de la subocupación, que alcanza uno de sus valores más elevados en el transcurso de los últimos cuatro años y en los ocupados demandantes de empleo, que registran el porcentaje más elevado a lo largo de la serie.        

La variación levemente a la baja de la tasa de desocupación en su comparación interanual se presenta como un dato que se debe matizar frente al incremento significativo de otras formas de presiones sobre el mercado de empleo. 

El contexto de estanflación prolongado, con sucesivas devaluaciones con antelación y posterior a las elecciones presidenciales, configuró un escenario en donde se agudizó la caída del nivel de actividad y una aceleración en la dinámica inflacionaria. Los resultados de esa situación impactaron negativamente sobre los salarios y el empleo. 

El objetivo del presente trabajo es caracterizar la coyuntura del mercado de empleo a partir de los últimos datos disponibles, provenientes de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Consideramos para la realización del informe los 31 aglomerados urbanos y abordamos un análisis específico del aglomerado Gran Buenos Aires.

Por último, creemos necesario subrayar que el análisis que se lleva adelante en este informe se remite a datos previos a la crisis global por el COVID-19 que se encuentra en pleno desarrollo. No podemos dejar de ignorar los impactos significativos que causará en la dinámica económica y los efectos negativos que ocasionará en materia de empleo.  

Leer informe completo

Pablo Mesa2 mayo, 2020
Base-Banner-Secciones-_-CEM-_-Sitio-Web-1-1-1280x573.png

El fenómeno metropolitano

El fenómeno metropolitano

12min570
Cada vez más urgentemente se necesita de una planificación estratégica del urbano continuo que constituye el Área Metropolitana de de Buenos Aires. Los problemas de las grandes ciudades y sus ecosistemas urbanos

El fenómeno metropolitano no es nuevo, fue conocido a comienzos del siglo XX como el problema de las “grandes ciudades”, e identificado por planificadores urbanos, geógrafos, sociólogos y economistas.

Un denominador común en la interpretación del fenómeno es la extensión de la mancha urbana partiendo de una ciudad que va capturando en su trama a otros aglomerados urbanos, constituyéndose en el centro de la metrópoli.

Este espacio tiene funciones propias en relación al resto de la gran ciudad, suele ser el principal centro de las actividades económicas y su gobierno tiene un peso decisivo en la orientación de las políticas metropolitanas. 

Las grandes ciudades constituyen ecosistemas urbanos, quizás los más complejos, debido a la interacción entre el ambiente construido (la ciudad como artefacto) y el ambiente natural, mediado por las relaciones sociales de la especie dominante de este ecosistema: el hombre. En las metrópolis la complejidad es aún mayor. Esta relación plantea una tensión entre lo que el ecosistema metropolitano demanda en términos de recursos, las relaciones sociales que lo transforman y consumen y los desechos que se generan que, dependiendo de la intensidad, pueden poner en crisis la capacidad de carga del ambiente natural con el que interactúa. Fenómenos como las inundaciones, el colapso de los sistemas de gestión de residuos, la contaminación de los recursos hídricos y del aire, son algunos ejemplos.

Nuestro urbano continuo 

En lo político, el desarrollo de la Gran Buenos Aires se generó, a partir de la designación de la ciudad como capital de la República y sede de la mayoría de los organismos públicos nacionales y, en lo económico, el de ser punto de contacto con el comercio exterior y el gran centro de consumo de los productos del resto del país.

De esta forma, comenzó a darse una expansión desde la propia Ciudad de Buenos Aires, primero anexando localizaciones suburbanas que atendían y se atendían de su actividad económica y social. Luego, la expansión de la mancha fue incorporando otras localidades más lejanas, en principio autónomas, que acentuaron la vinculación funcional con el conglomerado en su conjunto.

La Gran Buenos Aires, como “ecosistema urbano” no escapa a los problemas de las grandes urbes: el abastecimiento diario de productos y servicios cada vez más lejano entre el productor y el consumidor; las redes complejas de comunicaciones y de transporte; las especificidades funcionales de áreas urbanas (de concentración laboral, comercial y administrativa,  de esparcimiento, de vivienda cotidiana o de fin de semana).

Buenos Aires tiene su especificidad: fue de una de las primeras grandes áreas metropolitanas mundiales, aunque su importancia no está dada sólo por esto sino que además, hace ya varios decenios, ha concentrado más de un tercio de la población del país. Esto significa que la calidad de vida de millones de argentinos y argentinas depende del modo en que se gestiona este ecosistema metropolitano.

Una de las particularidades de esta Gran Ciudad es que su área central, la hoy Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), representa menos de un cuarto de la población total del área metropolitana; algo que contrasta con muchos otros casos, donde el área central suele contener más de la mitad de la población (como en San Pablo o Ciudad de México, por ejemplo). 

Además, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) presenta un escenario institucional muy complejo. En el área central está la CABA con su estatus de gobierno autónomo, mientras el resto de la metrópolis se encuentra dentro de la Provincia de Buenos Aires, dividida en Partidos que coinciden con Municipios. Este mosaico se complementa con el hecho de que algunos servicios urbanos se encuentran bajo la órbita del Gobierno Nacional. En este punto vale preguntarse, ¿Cuál es el rol del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCBA) en la gobernanza de la región?

Comparativamente con otras ciudades centrales en relación a sus metrópolis, el caso del GCBA parece responder a un “tipo de baja intensidad de gobernanza“. Es decir, salvo algunas excepciones (la extensión de redes del denominado Metrobus), la Ciudad de Buenos Aires se ha organizado hacia adentro en temas municipales; y hacia todo el territorio nacional, en cuanto capital de la República,  pero sin conducir el desarrollo urbano de la periferia ni acordar con sus municipios vecinos políticas coordinadas en materia de planificación y ordenamiento territorial, transporte o tasas fiscales, entre otros aspectos.

Lejos de este rol, la CABA se pensó históricamente como un área de servicios, cuyos externalidades negativas -tratamiento de residuos, tratamiento de aguas servidas y otros- fueron transferidas sistemáticamente a la vecindad metropolitana en áreas pertenecientes a los municipios de la Provincia de Buenos Aires. Esta transferencia no sólo trasladó el impacto ambiental negativo de estos  servicios a la periferia, sino también la conflictividad política y social.

Otro punto a destacar es el transporte, sector medular en la estructuración de la metrópolis,  cuyos flujos no reconocen fronteras jurisdiccionales; cualquier mejora dentro de la CABA no alcanzará jamás su mayor eficiencia si no está articulada al mejoramiento del sistema metropolitano del cual forma parte.

Por lo expuesto cabe preguntarse: ¿Queremos una ciudad con identidad regional o simplemente miraremos a la periferia como un espacio inconexo, donde el conurbano bonaerense sea el espacio de procesamiento de los residuos y demás efluentes que “técnicamente” no podemos tratar en la ciudad central?.

¿Queremos una CABA de meros servicios o  una ciudad con una matriz productiva integrada a un modelo de desarrollo regional y nacional?

En tiempos de crisis como la que estamos atravesando producto de la pandemia ocasionada por el COVID-19 resulta indispensable repensar la planificación  estratégica de nuestro urbano continuo. No es posible imaginar, para quien esto escribe, una Buenos Aires autónoma de su área metropolitana y de los procesos y las transformaciones que en ella ocurren.

Debemos recordar que compartimos un valle con sus cuencas tanto aéreas como hídricas, los problemas vinculados a los residuos y su disposición final, al tránsito y transporte de cargas y pasajeros, a la red de infraestructura de medios de transporte, comunicaciones, electricidad, gas, agua potable y disposición de aguas servidas, al desarrollo tecnológico, productivo y comercial de la región. Todo ello nos engloba en esta realidad metropolitana. Su desconocimiento puede transformar la preciada autonomía en retraimiento, condicionando el crecimiento sostenible de la región.

 

BIBLIOGRAFÍA

Luis Ainstein (Coordinador) (2012), Estructuración urbana, institucionalidad y sustentabilidad de ciudades metropolitanas y regiones difusas. Miradas comparadas sobre Buenos Aires, Londres, Los Ángeles, París, Tokio y Toronto, Eudeba.

Nélida da Costa Pereira, Jorge Martínez (Directores) (2012), Investigación y desarrollo territorial. Acople de saberes para la gestión y el ordenamiento territorial ambiental en territorios municipales, Universidad Nacional de Luján, Grupo Redes.

Kullock David (2010), “Planificación urbana y gestión social”, En: Cuaderno Urbano. Espacio, Cultura y Sociedad Nº 9. Coedición Nobuko. EUDENE. Buenos Aires.

David Kullock, Nilda R. Piero; Fernando N. Murillo (Compiladores) (2014), Agenda urbana, Aportes conceptuales, metodológicos y operativos para la actuación profesional, Centro de Investigación, Hábitat y Municipio (CIHaM) FADU – UBA.

Verónica Maceira (2012),“Notas para una caracterización del Área Metropolitana de Buenos Aires”. Boletín Informativo. Observatorio das Metropoles. Año III, Número 224, febrero 2012. Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología, Brasil.

Oscar Oszlak (1982), “Reflexiones sobre la formación del Estado y la construcción de la sociedad argentina”, Desarrollo Económico, Vol. XXI, Enero-Marzo.

Pedro Pírez, “La Gran Buenos Aires, Rompecabezas metropolitano. Para pensar el gobierno metropolitano de Buenos Aires”.  Capítulo X. https://www.kas.de/c/document_library/get_file?uuid=9343731d-c451-db11-60dc-116fb972d7dd&groupId=252038.

CEM29 abril, 2020
Base-Banner-Secciones-_-CEM-_-Sitio-Web-1-1280x573.png

Las desigualdades en la Ciudad de Buenos Aires

Las desigualdades en la Ciudad de Buenos Aires

1min3140

Las catástrofes naturales suelen exponer las realidades más crudas e injustas de la humanidad, particularmente las diferencias socio-económicas existentes entre aquellas personas que habitan una misma sociedad. Si bien existe un efecto democratizador en la pandemia provocada por el COVID-19 (coronavirus) en donde cualquier individuo, sin importar su estatus económico y social, puede ser susceptible de adquirir el virus y enfermarse, no todos presentan las mismas condiciones materiales para enfrentar la actual crisis sanitaria y su profundo impacto negativo en la economía argentina.

CEM22 abril, 2020
Base-Banner-Secciones-_-CEM-_-Sitio-Web-4-1280x573.png

Transferencias Nacionales a la Ciudad de Buenos Aires

Transferencias Nacionales a la Ciudad de Buenos Aires

1min2190

Por Darío Ezequiel Romano y Sonia Filipetto

 

El Centro de Estudios Metropolitanos realizó un relevamiento sobre las transferencias que recibió la Ciudad de Buenos Aires durante el periodo 2015-2019. En el informe se identificaron algunos patrones que dan cuenta de la relación fiscal entre Ciudad y Nación durante el macrismo.  


CEM

El CEM es un consorcio de cooperación conformado por la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, la Universidad Nacional Arturo Jauretche y la Universidad Nacional de Hurlingham. Su objetivo es analizar el desarrollo metropolitano con una fuerte impronta interdisciplinaria. Articula con los distintos institutos, núcleos, departamentos, docentes e investigadores de las universidades que lo conforman


INFO@ESTUDIOSMETROPOLITANOS.COM.AR

5354-6600 (INT. 7412)



Últimas Noticias

22 mayo, 2020

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

21 octubre, 2019

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

XI Monitor del Clima Social. Especial Vivienda

8 octubre, 2019

12° Monitor del Clima Social. Especial Covid-19

XI Monitor del Clima Social