El CEM participó del lanzamiento de Integrology

Compartir

El centro de Estudios Metropolitanos (CEM) participó del lanzamiento de Integrology, plataforma que busca generar conocimientos y recursos para entender cómo impacta el fenómeno de la automatización en la matriz productiva, el trabajo y la integración regional.

El primer producto que se desprende de la plataforma es un informe sobre la percepción de los millennials argentinos y el impacto de las nuevas tecnologías: “Compás millennial. La generación Y en la era de la integración 4.0”. El documento trabaja sobre los interrogantes que presentan los avances tecnológicos en relación a las perspectivas del empleo y de la integración en América Latina; y cómo puede impactar la innovación en la inserción internacional de la región en la diversificación de su matriz productiva para generar trabajo de calidad.

La investigación se basó en el análisis de 600 encuestas en hogares a jóvenes de entre 18 y 34 años de los principales conglomerados urbanos del país:  Ciudad de Buenos Aires (CABA), Gran Buenos Aires (GBA), Gran Córdoba, Gran Mendoza, Gran Rosario y Gran San Miguel de Tucumán.   A este trabajo se le sumó el desarrollo de siete grupos focales y entrevistas en profundidad con jóvenes de diferentes perfiles socio-económicos que enriquecieron y complementaron el sondeo cuantitativo.

Desde el CEM queremos resaltar algunos de los resultados que se vinculan al uso que, estos jóvenes nacidos en la era digital, hacen de las tecnologías en relación al mundo del trabajo y sus perspectivas laborales:

  • Si bien los jóvenes de todos los sectores sociales han internalizado y utilizan diariamente las tecnologías de información y comunicaciones –como la telefonía móvil, Internet y redes sociales-, limitan en la mayoría de los casos su uso en relación a las funciones de socialización y entretenimiento. Es baja la adopción de estos recursos en el trabajo.
  • Los vínculos que establecen con la tecnología, el empleo y la formación se encuentran notablemente condicionados por el nivel socioeconómico al que perteneces, seguidos por el lugar de residencia, el género y la edad.
  • En relación al trabajo ideal, privilegian las condiciones formales de contratación (salario, estabilidad y cobertura médica) combinadas con ciertos esquemas de flexibilidad, independencia y autonomía. El 76% de los jóvenes prefiere trabajar en organizaciones del sector privado y una proporción similar se inclina por hacerlo en un ámbito urbano.
  • A pesar de ser nativos digitales, la búsqueda de trabajo se sigue canalizando mayoritariamente por medios analógicos (sólo el 30% usa medios digitales).
  • A pesar de que sólo un 25% de los jóvenes encuestados ha recurrido a alguna plataforma de e-commerce para comprar y vender productos o servicios en el último mes, la mitad de los jóvenes considera como una posibilidad tener su propio negocio, desarrollar un emprendimiento o trabajar por cuenta propia en el futuro. Tendencia que se acentúa en los jóvenes de los sectores socioeconómicamente más altos.  El acceso al crédito aparece como la principal necesidad para emprender (64%).
  • El 54,3% de los jóvenes que trabaja (o trabajó alguna vez) declaró no utilizar conocimientos tecnológicos en su trabajo diario, mientras que el 27% de ellos aplica muchas veces o todo el tiempo la tecnología en el ámbito laboral.
  • Sobre los conocimientos de informática y tecnología, el 84% asegura poseer alguna habilidad en esos campos. Pero los jóvenes de los estratos más bajos sin competencias informáticas supera ampliamente a sus pares de mayores ingresos: la carencia de todo tipo de habilidad tecnológica/informática asciende al 21% en sectores bajos, contra el 14% de los jóvenes de clase media y apenas el 1% de los estratos altos.

Evidentemente los resultados publicados muestran una serie de indicadores que pueden orientar las políticas de desarrollo productivo, de intermediación, de educación y formación y de empleo, a partir de permitirnos cuestionar las condiciones de acceso y uso de la tecnología, el significado que la misma adquiere para la vida laboral y cotidiana.   Las políticas vinculadas a la producción y el trabajo tienen en esta publicación, un material excelente para orientar su diseño y gestión.

La presentación de la plataforma estuvo a cargo de Gustavo Béliz, Director de BID/INTAL; mientras que Aná Inés Basco, especialista en Integración del BID/INTAL y Marita Carballo, presidenta de Voices!, dieron a conocer los principales resultados del documento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *