mayo 3, 2017

Presentación del Segundo Monitor del Clima Social

Compartir

El CEM es un centro interuniversitario resultado de un acuerdo entre la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, la Universidad Nacional Arturo Jauretche y la Universidad Nacional de Hurlingham. Su objetivo es analizar el desarrollo metropolitano con una fuerte impronta interdisciplinaria. Articula con distintos institutos, núcleos, departamentos, docentes e investigadores de las universidades que lo conforman.

monitor del clima social

 

Investigación dirigida por el Dr. Germán Lodola

 

El Centro de Estudios Metropolitanos presenta el 2° Monitor del Clima Social – AMBA. El MCS se propone medir de manera periódica la situación social en AMBA; específicamente, percepción y experiencia de niveles de inseguridad social.  Se basa en una investigación de opinión pública a partir de entrevistas telefónicas realizadas con sistema IVR a teléfonos fijos.  Esta segunda entrega cuenta con 1728 casos a teléfonos fijos. La muestra se tomó entre el 7 y el 10 de abril de 2017.

El MCS está compuesto por siete indicadores de inseguridades (económica, alimenticia, laboral, sanitaria, habitacional, educativa y transporte).  En este caso sólo se midieron cinco, excluyendo habitacional y transporte. Las modificaciones metodológicas realizadas en este monitor particular (en la mayoría de los casos, cuestionarios más extensos) permiten hacer un comparativo de indicadores aproximado sólo en tres casos: económico, laboral y alimenticio.

La inseguridad social se compone de una suma de riesgos, incertidumbres e insatisfacciones experimentados en el presente y/o proyectados al futuro próximo; y se vincula directamente con la ausencia de protección estatal. 

principales resultados

Los tres indicadores económicos (laboral, alimentario, económico) empeoran o se mantienen estables en relación al Primer Monitor del Clima Social. Los indicadores van de 0 a 100; donde 0 es totalmente inseguro y 100 totalmente seguro. Con lo cual una baja en el indicador implica una baja en la seguridad social de los entrevistados. El Indicador de Inseguridad Económica baja de 46 a 40, convirtiéndose en el indicador más bajo, es decir, donde menos seguridad hay. El Indicador Laboral baja drásticamente de 57 a 50, mientras el Indicador de Inseguridad Alimentaria se mantiene estable; baja un punto de 72 a 71.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En relación a la Situación Económica, el 51% de los entrevistados considera que la situación económica actual del país es mala o muy mala. Sólo el 13% considera que la situación económica nacional es buena o muy buena. En comparación al año pasado, el 51% considera que su situación económica personal es peor o mucho peor. Mientras que al ser consultados sobre su situación personal el 22% afirma que es buena o muy buena. El 34% de los entrevistados considera que su situación económica es mala o muy mala. Hace cuatro meses ese porcentaje era del 25%. Ese malestar se expresa en los consumos. El 70% de los entrevistados ha limitado la cantidad de productos que compra. El 74% ha cambiado las marcas de los productos que consume y limitado los lugares de recreación. El 35% ha dejado de comprar carnes con frecuencia, con un pico de 50% en el segundo cordón del sur del conurbano. En CABA, el 26% ha dejado de comprar con frecuencia vestimenta y calzado. El 54% compró menos medicamentos o tuvo que cambiar de marca debido a los costos de los mismos y el 69% tuvo inconvenientes en la compra de útiles escolares debido a su costo. 

En lo que respecta a la Situación Laboral, el 38% de los entrevistados afirma que él o alguien de su grupo familiar perdió el trabajo en el último año. En el segundo cordón del conurbano esto alcanza picos del 47%. El 57% afirmó que alguien en su familia tuvo que buscar trabajo porque los ingresos no son suficientes. Un número idéntico, el 57%, afirma que el sueldo no les alcanza. Hace cuatro meses, sólo eran el 45% de los entrevistados. Finalmente, el 38% considera algo o muy probable perder su trabajo en los próximos meses.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, la Situación Alimentaria muestra signos preocupantes. El 43% de los entrevistados afirmaron haber disminuido la porción de comida debido a problemas económicos. Hace cuatro meses, ese porcentaje era del 38%. El 22% de los entrevistados afirma haber tenido hambre alguna vez en los últimos 12 meses porque no tenía suficientes fondos para comprar alimentos.

 

2º Monitor del Clima Social. Resumen Ejecutivo from estudiosmet

 

 

Descargar (PDF, Desconocido)